Duelo virtual

La muerte de Cameron Boyce nos enfrenta a un nuevo tipo de tristeza y despedida ¡Ojo papás y mamás!

Quien ha sufrido un duelo,  sabe lo difícil que es. No volver a ver a la persona, no sentirla, no olerla, y nunca más escuchar esa sonrisa que tantas veces nos alegraba el día, incluso la vida. No hablo del duelo como algo lejano, porque lo he sentido en carne propia. La muerte de mi hermana nos cambió a mí y a toda mi familia.

Los duelos te quiebran el alma y el corazón. Te llevan a replantear la existencia, , ¿qué pasa cuando trastoca el mundo no de una familia o de una persona, sino de una generación de jóvenes que comienza a vivir,  y ahora afronta una tragedia, por primera vez quizá, sin contar con los mecanismos de acople?

Este sentimiento desprende una nueva conversación, pues estamos hablando de la realidad que llegó con las redes sociales y hoy la afrontamos sin que sepamos mucho, o diría nada, del asunto. Se trata del duelo virtual. Ese que te oprime no porque conoces a la persona, sino porque la has seguido por años en las redes y la sientes como un ‘gran amigo o amiga’.  Es el caso de la reconocida estrella de Disney Channel, quien murió el pasado 6 de Julio con solo 20 años, debido a un ataque de epilepsia, mientas dormía en su casa en Los Ángeles.

Cameron estuvo frente a las cámaras desde el 2011, tras unirse a la cadena Disney y pronto estrenaría Los descendientes 3. Y aunque la película saldrá, la  alfombra roja fue cancelada por Disney. El canal  anunció que los fondos destinados a ésta, los donará a la asociación Thirst Project, con la cual Cameron se encontraba comprometido.

Aunque es un gran gesto de Disney, surgen varias inquietudes: qué pasa con aquellos chicos que lloran la muerte de ‘su amigo’; cómo se ajustarán a la nueva realidad de no volverlo a ver en las pantallas, pero más aún, en su día a día a través de un celular; qué tipo de conversaciones se tendrá con ellos acerca de la muerte y su significado; cómo llorar y ‘superar’ la partida de un ‘amigo virtual’, en un mundo hiperconectado, donde generalmente, no se dan espacios suficientes donde sentir el dolor y la tristeza, y mucho menos llorar.

Según un artículo del Chicago Tribune titulado (Cuando una celebridad muere, puede provocar dolor y tristeza. Esto es lo que los padres deben saber para ayudar a los niños a procesar la muerte de Cameron Boyce) en este momento los padres podrían abrir una conversación con sus hijos sobre la  muerte y de qué forma confrontar un duelo. El experto consultado (Jens Michael Hussey)  menciona que a los jóvenes se les debe dar la oportunidad de procesar el dolor orgánicamente, sin la interferencia indebida de los papás, intentando resolverlo.

Dejarlos expresar sus emociones por complicadas que parezcan es lo mejor. Incluso, buscar ayuda de ser necesaria. Ahora bien, podría ser el momento coyuntural para que los padres reflexionen con  sus chicos sobre qué tanto estamos cultivando las redes sociales y qué tanto nuestra propia realidad. Porque Boyce tenía 8 millones de seguidores y después de morir subió a 15 millones. El doble en pocos días.

Se encuentran nuestros muchachos más preocupados y conectados con ese mundo virtual, que con su propia realidad,  porque ya nadie comparte, ni siquiera en una comida entre amigos o en casa, sin la presencia muy cercana del celular.

Si bien son varios los cuestionamientos, ésta es más  una invitación a los padres a que fomenten con amor un diálogo abierto con los hijos, el cual incluya no solo la muerte como tema, también el sexo, las drogas, su orientación sexual, las redes sociales y la desesperación que han originado ‘los likes’.

Aunque ningún padre tiene una solución perfecta, ningún hijo viene con un manual de instrucción. Por eso es tan importante la buena y sincera comunicación.

Francisca

¿Quieres flow?

¡Aquí lo encontrarás!

Prometo enviarte información que te ayudará a lograr esos cambios que deseas. Recibe en tu correo fechas de próximos eventos, estrenos, lecturas, guías para cambiar tu vida, artículos inspiradores y… mucho más.